La plantaron en el altar, pero lo que hizo 3 años después hizo que su ex se suicidara…

Duele cuando el amor es traicionado, cuando después de tanto tiempo las cosas no salen como uno espera, pero sobre todo, resulta insoportable la idea de saber que aquella persona que había prometido tantas cosas y con quien se hicieron tantos planes, decide huir y dejar todo atrás. Katy Collins sufrió todo eso en carne propia, al ser abandonada y dejada a su suerte con los grandes planes de boda que tenía al lado de su amado prometido, sin embargo el miedo y la duda invadieron al joven a tan sólo unos días de la boda…

Fueron semanas difíciles para Katy, ya tenía 31 años y vivía sola, el plan que tenía con su ex prometido era vender todas sus cosas para construir una hermosa casa junto al mar, donde ambos podrían criar a sus futuros hijos o tener un par de adorables cachorros e ir a nadar todos los días al mar, pero todos esos sueños se esfumaron y la chica lloraba todas las noches hasta quedarse dormida con esos bellos y dolorosos pensamientos.

Era insoportable pensar que todo eso se había ido y que el joven que había prometido amarla toda la vida se fuera sin dar explicación alguna, simplemente dijo “Adiós” y dejó a Katy con el corazón roto y la mente llena de dudas. Pasaron semanas y las cosas no habían mejorado, ella seguía sintiendo esa soledad, aún lloraba cada noche y no quería despertar.

Sabía que no podía continuar así, por ello tomó una decisión, quiso vivir una gran aventura, no se dejaría derrotar por lo que había sufrido, así que se secó las lágrimas, se miró al espejo y puso manos a la obra, tenía los ahorros de toda su vida, vendió todos sus muebles, toda su ropa y hasta su casa, renunció a su trabajo y con todo el dinero que tenía disponible se fue a viajar, a conocer el mundo, sin importarle el regreso, compró un boleto de avión y de despidió de su antigua vida.

Seguir Leyendo.

 

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *